FE AUDAZ Y EVIDENTE

El evangelio de Lucas nos relata un episodio donde Jesús sana un paralítico en el capítulo cinco. Previo a eso, el médico y compañero de viaje del apóstol Pablo, nos cuenta la sanidad de un leproso. En ambas historias hay un denominador común: Una fe evidente.

En el caso del leproso es él, personalmente, quien toma acciones atrevidas y riesgosas para acercarse donde estaba Jesús. Su fe se hizo acción. Esa fe lo hizo desafiar las barreras que se le presentaron. Primero: se acercó a un grupo de personas sanas, algo prohibido por la ley judicial-religiosa y, segundo: se postró ante un hombre reconociéndolo como Dios y Señor, algo totalmente inadmisible para un judío.

El caso del paralítico es diferente. Imposibilitado de moverse o de tomar acción por sí mismo, son otros quienes lo hacen por él. Y esto hace que la visión de “rayos X” de Jesús se active: Lucas escribe en el versículo veinte:  “Al ver (Jesús) la fe de ellos…”.

Lo que sucedió previo a esto fue que, un grupo de hombres quienes seguramente habían escuchado o visto a Jesús sanar a otros, o sí queremos ser más melodramáticos, que conocían al leproso y fue por medio de él que conocieron que Jesús podía sanar a su amigo paralítico, le trajeron hasta el lugar donde el Maestro enseñaba, y que por cierto estaba estaba inundado de personas, entre ellas doctores en teología y escríbanos expertos en las Escrituras.

¿Cómo haremos para llevarle delante de Jesús? pudo haber sido la pregunta que se hicieron, pues era imposible atravesar la muralla de personas que estaban allí. – Llevémoslo a través del techo – pudo haber dicho uno de ellos. ¿Acaso no es una idea descabellada y osada? Había que abrir un boquete el tejado para poner a su amigo delante de Jesús. No lo pensaron dos veces y pusieron a trabajar su fe.

La historia tiene un final feliz para ellos y para su amigo. El paralítico regresó a casa caminando. Pero también sin la carga del pecado que seguramente lo agobiaba día a día. Y es que Jesús, también vio el corazón del paralítico e inmediatamente supo que lo que el hombre verdaderamente necesitaba era la sanidad de su corazón.

La fe no es “algo etéreo” como algunos pueden pensar. La fe es evidente y palpable. Nadie puede decir que tiene fe en Jesús y no dar evidencia de tal declaración. La fe se manifiesta en obras, en acciones concretas, y a veces, audaces. Como las acciones de los hombres que llevaron al paralítico frente a Jesús. La fe de ellos era evidente, Jesús la vio, y no solo Él, también toda la multitud y los religiosos presentes.

Pero hay otra cosa que se hace manifiesta delante de Jesús: la incredulidad. Y de ésta estaban llenos los religiosos, los expertos en Biblia y Teología que presenciaron el milagro pero que, aun presenciando las señales, seguían oponiéndose a la verdad que Jesús mismo es Dios. La incredulidad, aunque se vista de religiosidad o ‘devoción’, es fácil de ocultar ante las multitudes pero nunca delante del Rey Jesús, y causa una ‘fe paralítica’.

La fe no es pasiva ni invisible. Toma acciones audaces y es evidente.

La pregunta es: ¿Qué es lo que Jesús está viendo en nosotros? Sea cual sea la situación personal que estés atravesando, o pueda ser la de otra persona, alguien cercano a ti, un amigo o un familiar. Poner en acción nuestra fe en Jesús requiere dar pasos audaces y evidentes. Romper la pasividad para atravesar las murallas y obstáculos que el mundo o la religión nos imponen. Quizás sea momento de doblar rodillas, pero también de dar otros pasos de fe, como visitar, invitar e insistir en llevar a alguien “delante de Jesús”.

Mucha gente hay que es “paralítica” espiritualmente hablando, que necesitan el apoyo y que otros les sobrelleven. Posiblemente debas ser tú uno de ese grupo que les carga hasta que su sanidad se realice.

Orar, invitar, llevar, compartir, etc. todos son acciones de una fe audaz y evidente. Y esa fe es visible ante Jesús. “Al ver Jesús la fe de ellos…”

¿Qué es lo que Jesús ve en nuestro corazón hoy?

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s