En ‘America’ (sin tilde) también necesitan el Evangelio.

Por circunstancias adversas a nuestro viaje en la vida, nuestra ‘barca’, que casi se despedaza en medio de las ‘tormentas’, llegó a un ‘puerto’ lejano y extraño para nosotros. Solo encontramos una, “LA”, razón, para estar aquí: Cumplir Mateo 28:19 aquí por el tiempo que Él determine. Dios es soberano, no solo en lo espiritual, Jesús es rey sobre todo rey, presidente, estado, ley, constitución, carta magna, y lo que el Rey Jesús dice en Mateo 28:18-20 es un decreto supremo y soberano para cualquiera que viva intentando seguir a Jesús y que se considere ciudadano del reino de Dios.

Y es que en estas tierras faltan ‘obreros en la mies’. Son millones de personas que aun no han escuchado, verdaderamente, el Evangelio. Muy a pesar que esta nación se haya considerado alguna vez una ‘nación bajo Dios’ o cristiana, solo quedan como monumentos edificios vacíos, o casi vacíos, que se erigieron hace muchos años pero que hoy día nada más son un recordatorio de épocas de gloria.

Y en medio de estos millones hay una población grande, ignorada y pasada de largo: los hispanos. Las razones que la gente tuvo para emigrar de sus tierras natales a éstas  variadas. Algunos vinieron por causa de la persecución política, otros por la extrema pobreza en la que vivían, otros huyendo de la violencia y la injusticia social. Unos pocos porque simplemente despreciaron su país de origen. Y es que la gran mayoría que ha venido ha dejado mucho de su corazón en el país de su procedencia. No tengo duda que el instinto de supervivencia movió a toda esta gente, porque nadie se separaría de su familia, dejaría padres, esposas e hijos, amigos sino es por sobrevivir.

Hace un par de meses fue noticia que algunos funcionarios usaron textos bíblicos para justificar las políticas para frenar la inmigración ilegal. Pero la Biblia también está llena de historias de personas, de familias, de pueblos enteros que emigraron temporal, permanente, voluntaria o forzada, lega o ilegalmente para sobrevivir. Jesús mismo de niño emigró a Egipto, huyendo de la crueldad del rey Herodes que lo buscaba para matarlo. Luego de eso vivió de manera ‘clandestina’ en una región montañosa lejos de su tierra natal Belén, ¿Qué podía esperarse que hiciera siendo descendiente y heredero genuino al trono del Rey David en medio de un reino usurpado y servil al César romano? Pero en medio de todo esos movimientos de personas Dios siempre sacó ventaja para su reino.

En la “America”, sí, esa que se escribe sin tilde en la ‘e’, existe una gran necesidad de misioneros, pastores, plantadores, evangelistas, etc. No aquel tipo de ‘ministro’ itinerante que viene para ‘hacer dólares’, me refiero a verdaderos obreros que trabajen para la obra y por la obra permanente en esta nación.

La población hispana es grande y sigue creciendo a pasos agigantados. Las grandes denominaciones históricas en este país lamentablemente han ignorado al latino, como lo han hecho con otras etnias. Nos tienen de vecinos pero es como que no existiéramos. Trabajamos en sus campos recogiendo sus vegetales y frutas, cuidando sus ganados, limpiando sus casas, pero aparentemente no nos consideran completamente personas y dejan de ver y sentir la necesidad que el hispano tiene por encontrar la luz de Jesús.

Son pocas las organizaciones que realmente están haciendo un trabajo real e invirtiendo sus recursos para plantar iglesias, y son estas organizaciones la que están comprobando del auge y rápido crecimiento del pueblo cristiano hispano en contraposición con la declinación y desaparición de iglesias y denominaciones históricas.

¿Cómo ve DIOS a la población hispana en “America” (sin tilde)?

Jesús nos permite dar un vistazo al corazón de DIOS por la gente inmigrante, y además, despreciada. Juan 4:1-39 nos describe el encuentro de Jesús con una mujer, ‘inmigrante y despreciada’, samaritana. Algunas ideas claves en este pasaje: 1. Jesús ‘tenía que pasar por Samaria’ (4:4) . 2. LA obra es LO importante para Jesús (4:34) . 3. Si eres seguidor de Jesús eres su ‘enviado’ o ‘misionero’, ÉL te delega y envía (4:35-38) . y por último 4. “Muchos creyeron en Jesús” (4:39), si esto no nos quita el sueño, si esto no nos motiva deberíamos revisar a quien estamos siguiendo verdaderamente, porque cualquiera que sigue a Jesús en su camino, es seguro que va a pasar por una “Samaria”.

Por el tiempo que llevamos aquí vemos la gran necesidad que tienen los hispanos por conocer a Jesús. Muchos de ellos solo han conocido una religión supersticiosa, otros ha visto falsas versiones de la fe cristiana, otros más han sido abusados y manipulados por lobos con pieles de oveja y de pastor. Nuestra tarea es levantar el nombre de Jesús, intentarlo seguir e invitar a otros a imitarnos siguiendo a Jesucristo.

Ora por nosotros, ora por El Camino de Jesus Covenant Church, una nueva iglesia que Dios nos permite, únicamente por su gracia y autoridad, plantar en el Valle Central de California. Muy seguramente otros serán los que ‘regarán’ y ‘recogerán’ la cosecha, pero por el tiempo que DIOS ya designó nosotros queremos ser diligentes en sembrar y cuidar la semilla para que logre dar mucho fruto que glorifique a DIOS.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s