Árboles de justicia

Hace varios años en mi primera y única visita que he hecho a los Estados Unidos, nuestra familia en California nos llevó de paseo al Sequoia Park, que toma su nombre del bosque de árboles gigantes y centenarios que lo forma, puedes ver algunas fotos de google aquí. Es realmente impresionante el tamaño de estos “arbolotototes” plantados en ese lugar hace cientos de años. Lo curioso es que las semillas no son más grande que un grano de café, uno podría pensar que las semillas deberían ser enormes también, pero son muy pequeñas. Esta tarde al estar estudiando “on line” un curso de Plantación de Iglesias y aprender que toda nueva iglesia a ser plantada necesita una semilla sacada de la Palabra de YHWH de donde germinar, venía a mi mente la visita a este bosque al ver como DIOS usa la figura de los “árboles” para enseñarnos sobre la plantación de iglesias. Pensaba un par de cosas:

1. Los árboles gigantes de ese bosque tienen sus raíces muy pero muy profundas, y todos ellos están “conectadas” entre sí bajo la tierra, formando una “red” que los mantiene unidos entre si. Son fuertes, masivos, resistentes, necesarios para ecosistema, albergan cientos de especies animales, producen oxígeno, tú mismo puedes ir descubriendo todos los beneficios de un bosque como tal, es lo mismo para cualquier bosque en cualquier región del mundo: son necesarios, son vitales para la Tierra.

Así de necesarias son las iglesias en el mundo, pero las “iglesias” tal como la Biblia nos enseña que deben ser. Sembradas y nutridas en la Palabra de Dios, con raíces profundas, troncos fuertes y ramas llenas de follaje, a fin de servir para la preservación del “cosmosistema”.

Pero si somos honestos, la realidad en nuestras ciudades es diferente, tienen un paralelo con lo que sucede en el mundo “natural”. Así como la deforestación crece en nuestro planeta, la “deforestación” espiritual también crece, ya que los “bosques fuertes” han sufrido la “tala” indiscriminada por diferentes causas, muchas de ellas, la “plagas” internas o “cizañas” del maligno. Escribir sobre quienes han atacado estos bosques será tema de otros post.

Lo que quiero destacar y dejar en nuestras mentes es que necesitamos abrir nuestros ojos y ver como nuestro mundo sufre de la “deforestación” de los “árboles de justicia”, del “plantío de Jehová” que habla Isaías 61.

No por nada la cruz, hecha de madera, es un símbolo de un árbol que reverdece, que trae vida, de una “semilla” que ha muerto para germinar en “renuevos” de justicia. JESUCRISTO es el ARBOL DE VIDA y su iglesia debe ser un bosque de árboles de justicia que llenen la tierra, una nueva creación que surge de la semilla que fue sembrada en el monte de la muerte, el Golgota.

Tenemos esperanza porque en el huerto del Señor, cuando un arbolito es cortado es para que dé renuevos, ahí hasta el arbusto más seco reverdece.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s