Extirpación que salva vidas.

No es un título muy bonito para un post, pero me pareció que mejor palabra visual no podía servir para esta reflexión. Tratando de descubrir y comprender el nuevo rumbo que Dios quiere para nosotros pensaba en que, en muchas ocasiones, tal como sucede en lo natural, Dios tiene que intervenir de “emergencia” en nuestras vidas para salvarlas.

Si somos honestos todos, cada uno de nosotros piensa de sí más de lo que debe, sino Pablo no nos hubiera escrito amonestándonos al respecto de eso en Romanos 12:3, así que nos es difícil aceptar que necesitamos pasar por el “quirófano” del Señor para una “extirpación” espiritual. Y a veces el tumor es tan difícil de detectar, y cuando se advierte, hay que cortarlo rápido. Y esa intervención puede salvar una vida, un matrimonio, una familia, una iglesia, etc. sea cual sea el caso de cada persona.

Y creo que cada uno, comenzado desde el más espiritual, debe de vez en cuando visitar el “centro médico” del Señor y realizarce los exámenes pertinentes, para detectar lo que por nosotros mismos no podemos ver.

Y pues estoy descubriendo, al pasar este tiempo, que el Señor en realidad me metió de emergencia a la sala de operaciones y procedió a extirpar lo que pudiera haber ocasionado más daño, en especial a mi familia, quienes pagaron un precio alto para embarcarse junto a mí en este viaje que pasó por tormentas, por aguas calmas, por grandes satisfacciones pero también por noches turbias.

Ahora pretendo recuperar el tiempo con mi esposa y mis hijos, voy a dedicarme a pastorearles de verdad, no es que no lo haya hecho antes, sino que ahora más a “tiempo completo”, pues se que vale la pena invertir en ellos, pues la mejor carta de presentación para un líder son sus hijos primeramente, está dentro de los requisitos de Pablo para los obispos y diáconos.

Así que, si por ese motivo Dios permitió las cosas le agradezco mucho, pues la mejor recompensa que puedo obtener, el mayor éxito en mi vida será que mis hijos enseñen a sus hijos, y estos a los suyos, a temer y amar a Dios por sobre todas las cosas, y poder ser admirado y amado por mi esposa cada día.

Creo que es tiempo para ver hacia la familia, no por nada en el mundo se ha destruído ese concepto, el diablo sabe donde atacar, y me atrevo a decir ahora, después de esta “extirpación” que más prioritario que la iglesia es la familia.

Ser padre de familia es diferente a ser el “hombre de la casa”, debemos ser hombres que seamos buenos padres y esposos.

Te reto a ver hacia tu casa… es lo que al final te queda en la vida. “Yo y mi casa, serviremos a Jehová” dijo Josué. La determinación debe comenzar por el hombre y debe incluir su familia. Porque nadie que no pueda liderar su propia familia será capaz de liderar a un pueblo entero.

Familias sólidas y fuertes hacen iglesias sólidas y fuertes, padres responsables hacen líderes responsables, mujeres amadas por sus esposos hacen mujeres sumisas que se vuelven ejemplos para otras mujeres. Hijos criados en disciplina y amor serán los que guién en la próxima jornada.

Así que estoy listo para mi nueva asignación, ser padre ejemplar para mi hijos, en un futuro próximo un abuelo que enseñe a sus nietos, pero ante todo, amar a mi esposa como nunca la he amado y cuidarla, así como Cristo ama a la iglesia.

 


2 thoughts on “Extirpación que salva vidas.

  1. Excelente reflexion Viejo… hay que pasar estos procesos “quirurgicos” para aprender tambien. Lamento, en mi caso, que mi esposa nunca entendiera mi papel y su papel, gracias a Dios por mis hijos.
    Te deseo lo mejor para esta etapa de evaluacion en tu vida y para lo que el Señor te quiere. Buxo! Je
    Animo!!!

    1. Gracias pololo, y vos sabes con mi esposa lamentamos tanto la situación que han pasado, lo que me ha tocado aprender es que, desde el momento que me uní a ella, ya no habían 2 papeles sino un solo, el del Señor, y él nunca traerá confusión, mi error ha sido “arrastrar” a mi esposa e hijos en desiciones unilaterales por “ser parte de algo” que ahora nos muestran sus consecuencias, la bendición para mí ha sido el aguante de ella, y no pienso desaporvechar esa nueva oportunidad por hacer equipo con ella, aunque eso cueste mis ganas de “ser parte”. Gracias por tus palabras!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s