Carta para el hijo que está por iniciar la carrera del hogar…

A mi hijo que está por casarse y formar una nueva familia.

Hijo, estás por iniciar un viaje, al estar a punto de hacer los votos matrimoniales quiero compartirte mis mejores deseos por ver que todo lo que hagas a partir de “los declaro…”, sea lo mejor para Dios, porque si es bueno para Él, sin duda será bueno y mejor para ti y para tu esposa… y luego para tus hijos.

Tenías unos tres años cuando aprendiste a manejar triciclo, y recuerdo como eras diestro y atrevido para conducir, por supuesto, ibas tú sólo, ahora estás a punto de tomar otra clase de vehículo y vas acompañado.

El viaje que estás por emprender no es sólo tuyo. ahora llevas una copiloto, no es una pasajera, ni turista, ni siquiera le estás dando un “aventón”. Es tu pareja, tu ayuda idónea a partir del momento que el carro matrimonial comience a caminar. No tengo una sola duda que el padre de tu novia ha hecho el mejor trabajo que pudo hacer para entrenarla para ser la mejor compañía durante toda la vida. Así que, tienes que tomar muy en cuenta las palabras y los consejos de ella. Pues será tu ayuda durante toda la jornada antes de llegar a la meta.

La meta final no era casarse, el objetivo al llegar al fin del camino es terminar juntos y recibir el premio, premio al amor, a la perseverancia, a la paciencia, a la fidelidad… serán los aplausos que recibirás de tus hijos, de tus nietos, de tus amigos, de aquellos que durante el viaje los habrán conocido, pero sobre todo la sonrisa satisfecha de Dios de verles llegar a casa como Él lo planeó.
Y es que Dios les ha dado el mapa que deben seguir. Deben considerarlo atentamente, en estos tiempos la gente usa aparatos GPS para guiarse a una dirección, si llevas uno de esos debes escucharlo atentamente.
No te salgas ni a derecha ni a izquierda de el camino que te indica el mapa. Manténlo siempre a la mano. No te apartes de la ruta que te indique. Es el mapa de la vida, si lo pierdrs te encontrarás con la muerte.
Si desobedeces el mapa te perderás, y lo más seguro es que termines en un abismo o nunca llegues a la meta.

Seguramente en la carretera de la vida encontrarás tramos en mal estado, cuestas, niebla, obstáculos, pero sigue el mapa. No te desvíes ni te detengas en las ciudades luminosas y llamativas que lo único que harán será atraparte para que no llegues al destino final.

Alguna vez encontrarás gente que querrá entretenerte y sacarte de la ruta, amablemente diles que vas de paso.

Respeta todas las señales que te indican dónde ir, y dónde no ir.

Posiblemente tu vehículo sufra algún desperfecto en el camino o alguna llanta necesite cambiarse. No esperes a que se averíe más, repara lo que debes reparar y sigue adelante.

Cuídate de no llevar cargas innecesarias, bultos que pueden servirte de estorbo no aceptes en tu carro, lleva lo necesario para la carrera, y lo necesario no es siempre lo que te vende la TV, ni las revistas.

Nunca te olvides que tu esposa va para ayudarte, no es tu pasajera ni va por poco tiempo. Ambos deben cruzar la meta.

En algún momento de tu viaje se incorporarán pequeños pasajeros que, al igual que tú, ocuparán un lugar en el carro por un tiempo hasta que hayan crecido y estén listos para iniciar su propio viaje. Por ese tiempo irán en entrenamiento y te observarán como conduces para aprender, de la manera cómo tú manejes ellos lo harán. Debes ser el mejor ejemplo que puedas para ellos. Pero recuerda, sólo son pasajeros, no te encariñes tanto con ellos pues luego te dejan y se van, como tú (es una broma), en serio, tus hijos sólo será pasajeros pues ellos deberán aprender a conducir su propio vehículo. Al final debes llegar con tu esposa.

No permitas que otras personas tomen el volante, si tu esposa debe hacerlo en algún tramo, deberá ser porque tú realmente estés incapacitado de hacerlo, pero no es ella la responsable de conducir siempre, ella será tu ayuda durante todo el viaje y debes escuchar sus consejos, pues ella al igual que tú, deben consultar el mapa siempre.

Por último, si ves otros conductores con problemas en sus vehículos, y que se han quedado varados en el camino, y han perdido el mapa o no saben como leerlo, no los abandones, ayúdalos a seguir la carrera, enséñales como leer el mapa, sírveles como guía en los tramos que sea necesario, no abandones a quienes han tenido accidentes, socórrelos pues no sabes si ellos te socorrerán a ti más adelante.

Considera el mapa siempre!

Como padre estaré pendiente de ti mientras yo esté en la carrera, algún día habré llegado a la meta, te estaré esperando hijo mío, pero mientras esté cuenta con mi apoyo incondicional siempre! Se que durante mi carrera he cometido muchos errores y mi carro lleva algunos golpes y raspones, y ajustes al motor, pero puede remolcarte cuando lo necesites, para ponerte de nuevo en la vía.

Te amo mucho hijo… y estoy emocionado de verte manejar tu nuevo carro!

Tu papá


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s