Dios quiere que experimentemos su presencia…

El sábado mientras sacaba “chunches” de sonido del templo, Chief estaba predicando sobre la alabanza en Fusión, y escuchaba que decía: Tu alabas a Dios porque Él está aquí!

El ser humano fue diseñado para tener comunión con Dios, lo puedes leer en todo Génesis, como Dios en repetidas ocasiones ha buscado relacionarse con la corona de su creación, el hombre. Es Dios quien toma la iniciativa, a tal grado de enviar a su precioso y unigénito Hijo para garantizarnos nuestra entrada asu presencia. Y nosotros en repetidas veces le hemos dado la espalda… pienso que el pecado más grande de todos, si es que lo hay es, rechazar a Dios.

Pablo nos enseña en Efesios 2:21 “en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor;” refiriéndose a nosotros. No hay más clara revelación que Dios quiere que seamos su templo… y para qué usa Dios el templo? Es su morada en la tierra. Basta con echar un vistazo al Tabérnaculo de Moisés, a la tienda de David y al Templo edificado por Salomón para darnos cuenta que Dios ahora mora en la Iglesia, en cada creyente.

¿No te sientes abrumado por tan enorme verdad? Cada vez que nos reunimos como Iglesia, como “asamblea” Dios quiere estar ahí. En realidad no hay otra razón más para reunirnos en un lugar que esperar a Dios, que Dios se manifieste a través de su Iglesia con el poder de una vida transformada por el Evangelio, el “dinamos” de Dios.

Pero la presencia de Dios no es para nuestra exclusiva experiencia… es para bendecir a las naciones, a las familias, a nuestras ciudades.

Cuando estamos delante de la presencia de Dios nos sentiremos minúsculos, como Moisés en el monte Sinaí, sentiremos admiración respetuosa como David, un temor reverente extremo como en el Templo de Salomón. No hay lugar para desórdenes, por demás está decir que ningún humano puede manipular la presencia de Dios, no viene por la música ni por la intensidad de tus gritos ni lloro. Sencillamente viene porque a Él le place venir. Es su voluntad, es su soberanía.

Experimentar la presencia de Dios transformará nuestra forma de vida, la llenura del Espíritu Santo, tal como lo predicó el Dr. Herrod en VidaNueva, hará que pensemos diferente, hablemos diferente, actuemos diferente a los demás. No se limita a sentir algo en el culto, a emociones, a sensaciones. La poderosa presencia de Dios hará que al salir de una reunión como templo de Dios queramos vivir en santidad y en temor cada segundo de nuestra existencia.

Dios quiere que experimentemos su presencia por nuestro propio bien!

Salmo 16:11

“Me mostrarás la senda de la vida;

En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre.”

Salmo 36:7-9

“!!Cuán preciosa, oh Dios, es tu misericordia!

Por eso los hijos de los hombres se amparan bajo la sombra de tus alas.

Serán completamente saciados de la grosura de tu casa,
Y tú los abrevarás del torrente de tus delicias.

Porque contigo está el manantial de la vida; En tu luz veremos la luz.”


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s