Aprovechando bien el tiempo… y la clave del Iglecrecimiento

Estoy tratando de aprovechar lo mejor que pueda el tiempo en estas “vacaciones”, desde el momento que no puedo ir a los viajes misioneros por mis responsabilidades en la operación de la “iglesia” quedarme en casa es un premio… digo, puedo pasar tiempo de calidad con mi familia, oh no! jamás debo volver a decir eso! ese es un término inventado por los “expertos” para excusar el egoísmo que nos envuelve vivir en un mundo individualista. Suena enredado no? ahora lo explico: me enamoré de mi esposa y eso me llevó a querer pasar toda mi vida (aún si fuera posible la eternidad) junto a ella, tener hijos y verlos crecer (uno nunca piensa en verlos marchar, al menos en nuestra cultura), es decir que uno vive para la familia, trabaja para la familia, no le dedicas “tiempo de calidad a la familia”, el tiempo que tienes para vivir es para vivir para la familia que escogiste tener. Pero este post no se trata de tiempo de calidad. Pero sí de aprovechar el tiempo!

Hace un par de meses mi pastor nos regaló un libro a cada uno del equipo de ministerio, no había podido a dedicarme a leerlo, y estoy aprovechando a devorarlo: “Delivering Happiness” de Tony Hsieh fundador de zappos.com. Además aprovechamos ver una muy buena película en casa: “The King’s Speech”, buenísima, te la recomiendo si te gustan las películas con historias verdaderas que fotografían la persistencia y el coraje de vencerse las debilidades y fallas de uno mismo. La lección es que por muy poderosos que seamos nunca podemos vencerlas sólos, necesitamos de los amigos, de los buenos amigos.

También tengo que aprovechar con trabajo en casa que debo desarrollar para el nuevo website de VidaNueva, literalmente viene “reloaded”. Así que tengo trabajo, lo bueno que puedo hacerlo desde casa.

Pero también estoy aprovechando para “re-estudiar” personalmente lo que es la IGLESIA. El concepto de Iglesia, por qué “hacemos” iglesia, para qué Dios creo a la iglesia como tal, tantas preguntas que de vez en vez vienen a mi mente. Y no porque no lo sepa (conocimiento intelectual), sino porque sencillamente a veces se nos escapa del corazón la razón verdadera.

He crecido en la iglesia desde mis primeros años de vida, a los diez años de edad entré a ser parte de una “iglesia evangélica”, pero antes también pude ver el otro lado, la iglesia como un lugar nada más, donde haces cosas “religiosas”.

Y es muy emocionante “re-descubrir” y “reforzar” en el corazón tu convicción acerca de la iglesia, por qué estoy allí, cuál es mi misión allí, cuál es “nuestra” misión allí.

Algo que acabo de descubrir es la clave para el crecimiento de la iglesia, se han escrito muchos libros y se han creado seminarios multitudinarios para enseñar iglecrecimiento. Algunos pastores han invertido grandes fortunas y han probado y cambiado tantos métodos y procesos. Pero resulta que la clave del iglecrecimiento está claramente puesta en la Biblia, y es gratis!! no debés pagar nada por obtenerla, solo aplicarla. Está en el libro de Hechos 6:7: “Y crecía la palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe.”

Bueno, esa es la clave, garantizado, hacer crecer la palabra del Señor y no la nuestra propia, pero haber cuántos pastores y líderes tendremos el valor de aplicarla y dejar de enseñar tanto disparate y nuestra propias agendas con tal de obtener los resultados para nuestro propio provecho. Sólo así las iglesias crecen con discipulos, obreros y no sólo de consumidores de productos religiosos.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s