¿Qué es la “iglesia”?

Mi buen amigo y pastor David Guadrón A.K.A. “Chif” (en español claro! haha!) ha acuñado una frase cuando se refiere a la iglesia como “una gran idea de Dios” para la humanidad. No tengo ninguna duda de eso, pero muchos creyentes sí la tienen, ya no digamos quienes no creen. ¿Por qué razón muchos creyentes no están convencidos que la iglesia es una gran idea de Dios? Sencillamente porque lo negamos con nuestras acciones. Y nos volvemos contrarios a esa hermosa idea de Dios. Me incluyo porque al revisar mis prioridades o mis actividades en lugar de abonar a la causa me hallo cayendo en el error que muchos comentemos: usamos la iglesia como una manera de pasar el tiempo mientras Jesús no regresa.

He iniciado una “investigación” muy personal sobre la naturaleza de la iglesia en la Biblia, nada más puede enseñarnos sobre la iglesia que la Biblia. Quizá me haga falta tomar la materia de Eclesiología. Pero abordaré este estudio (algunas cosas las compartiré en mi blog otras simplemente las pondré en práctica de inmediato) desde la perspectiva de una investigación personal, observación y experiencia, tratando de romper los paradigmas que tengo que no se ajusten a lo que la Biblia enseña.

Las primeras ocasiones en el Nuevo Testamento donde se menciona la palabra “iglesia” suceden en el Evangelio de Mateo, caps. 16.18. “…y sobre esta roca edificaré mi iglesia…”, un verso muy discutido a lo largo de la historia de la misma iglesia. El otro pasaje está en Mateo 18:17 “Si no lo oyere a ellos, dilo a la iglesia…” Es interesante que en ambos textos luego de mecionar “iglesia” habla de “atar y desatar en la tierra”. Pienso que Jesús tenía en mente la figura de una “asamblea” a la usanza del gobierno griego, literalmente “iglesia” significa: asamblea, “los sacados de para reunirnos o congregarlos aparte”. Esta “asamblea” tenía un carácter público y político. Los que se reunían debían “ponerse de acuerdo” en asuntos públicos de gobierno que afectaban a la ciudad. Se reunían para “atar o desatar”. Jesús lo explica en el Mateo 18:19-20 “Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” Los miembros de la “asamblea” o “iglesia” debían estar unidos y de acuerdo siempre. Es necesario para que las cosas del gobierno celestial en la tierra tengan éxito. De la misma manera que existe una “asamblea” en la mayoría de los países que “atan o desatan” formulando leyes o tomando acuerdos para el beneficio de una nación o de un gobierno.

Jesús necesitaba este “cuerpo” de personas velando para que la voluntad del Padre se ejecute aquí en la tierra.

La iglesia no es la actividad de cada semana. No es reunirnos a cantar y luego sentarnos a escuchar un mensaje, ser iglesia no se limita a eso. Hay algo que pasamos por alto al enfocarnos en las actividades nada más. ¿Debemos cantar y escuchar la predicación? ¡POR SUPUESTO QUE SÍ! Es parte de ser iglesia pero no lo es todo.

La iglesia debe ser una comunidad de gente con una causa común, gente con un sólo propósito en la vida. Los asuntos del Rey, los negocios del Padre como Jesús lo describió a sus 12 años.

La comunión es importantísima dentro de la iglesia, como ya otros la han descrito la iglesia existe para tener comunión con Dios pero también comunión con otros creyentes.

Pero tener comunión por tener comunión no tiene sentido, puedes tener comunión con otras personas en cualquier otro tipo de asociación. Podrías tener comunión con Dios sin tener que relacionarte con nadie más también.

Pero la iglesia existe para ser una comunidad con una causa común: el Evangelio. La proclamación de las Buenas Nuevas es un “monopolio” de la iglesia. Los ángeles quisieran hacerlo, pero Dios delegó esta responsabilidad a la Iglesia. La Iglesia es la comunidad del Evangelio. Debe portar el evangelio y llevarlo a todas las naciones.

Hemos sido “reunidos” por Dios dentro de una “asamblea” para llevar a cabo una misión muy importante. La expansión del Reino sólo se logra “yendo y predicando el Evangelio” y la transformación de vidas por medio del discipulado es la manera de “colonizar” de parte del Rey o de “reconquistar” la tierra que el “usurpador” ha tomado.

Es importante la comunión. Estrecha lazos y une. No se logran con 3 minutos de saludo mutuo en nuestros servicios. Pero sí se puede desarrollar en “las casas”, más que una estrategia, los grupos pequeños son la manera natural que la iglesia puede tener comunión.

Este tema de la iglesia me ha fascinado. Ha sido como echarme colirio en los ojos, está refrescando mi visión!

Maranatha!


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s