Enero 8 y 9. Domingos en la “iglesia”.

Desde que tengo 10 años de edad los domingos por la mañana los paso en la “iglesia”, aunque no me gusta usar ese término para el edificio pero la “tradi-contumbre” hace que sea más entendible para los otros. Sea una costumbre heradada o adquirida, mientras tengamos la libertad de hacerlo abiertamente (en otras regiones del mundo no existe tal concepto de iglesia por las prohibiciones de los gobiernos) lo haremos hasta que el Señor venga.

Pero la “iglesia” no es un lugar para encerrarnos para ejecutar nuestra “liturgia”, en realidad es el lugar donde el evangelio debe ser predicado y donde la Biblia debe ser expuesta con toda libertad y responsabilidad. Y de paso aprovechamos a alabar a Dios con cantos cuando estamos juntos, digo aprovechar pues, alabar a Dios no debe estar limitado a hacerlo dentro de la “iglesia”.

¿Qué sucedería con la “iglesia” si de repente al gobierno de turno (sea quien sea) se le ocurriera prohibir la libertad de culto y cerraran todos los templos? ¿Estaríamos listos para “subsistir” de esa manera y cumplir nuestra misión? ¿Qué sucedería si confesar que Jesús es el Señor y Rey fuera un delito capital? ¿Estaría yo dispuesto a morir por causa del evangelio?

Ahora es fácil hacer “iglesia”, ir cada domingo a cumplir con la “liturgia”. No fue así para los discípulos luego de la ascensión de Jesús. No es así para miles de cristianos en los países musulmanes o en la China ahora. Muchos han pagado con su vida ser cristianos, no ganar la vida eterna, sino ser verdaderamente seguidores de Cristo. Hacer iglesia para ellos es hacer discípulos sea donde sea, sea como sea.

Muchas veces, al leer en los Hechos en la Biblia, al leer los reportes de agencias misioneras las historias de los mártires modernos por causa del Evangelio me siento indigno de llamarme “cristiano”, el estándar es demasiado alto. El nivel de compromiso con el Rey que implica es absoluto. Tomar la cruz y seguir a Jesús implica estar dispuesto a la muerte, al sufrimiento.

Hace muchos años tuve la oportunidad de conocer a unos de los pioneros del Evangelio en este país. No tiene un nombre raro ni un lugar en la historia escrita de alguna iglesia o denominación, no es lo que buscaba. Fue de los primeros cristianos en el norte del país, aquellos que al principio eran apedreados por los católicos cuando predicaban el evangelio o caminaban con la Biblia bajo sus brazos. Fue un pastor que predicó en varias iglesias del norte de Chalatenango y Metapán… ahí donde la historia registra que el Evangelio entró al El Salvador.

Durante toda su vida como creyente fue fiel a la iglesia y a la Biblia. Un hombre muy apacible y sabio, conoció al Señor durante su juventud, sin siquiera saber leer (aprendió a leer con la Biblia). Yo lo conocí en sus últimos años de vida, con su cabello blanco y su voz grave y pausada que siempre tenía una palabra sabia, inspiraba respeto aún en su sencillez. Para mí es un verdadero honor tenerlo en el árbol familiar de mis hijos, pero a la vez es un verdadero desafío para seguir su ejemplo. Amó al Señor hasta el final. Hizo su ministerio en el campo. Murió en la pobreza que siempre lo acompañó y de la que nunca se quejó. Sabía donde estaba su riqueza y su galardón. Fue abuelo de mi esposa, don Isauro Quijada, y estoy seguro que aunque, como muchos otros pioneros olvidados por las iglesias que plantaron con sacrificio, tiene un puesto de honor delante del Rey por la eternidad.

Es fácil ser “cristianos” ahora y hacer “iglesia”. Cómodo hacerlo con nuestros vehículos (¿qué tal si tuviéramos que caminar “leguas” para ir ha hacer el ministerio?), ¿Qué tal si tuviéramos que escondernos para adorar a Dios? ¿Qué tal si no tuviéramos toda la infraestructura y el equipo con que ahora contamos para cada domingo y nos tocara reunirnos a la orilla de un río o en el campo?

Pero, ningún sacrificio o incomodidad por causa del Señor tendría valor si perdemos el amor por Él. Podemos estar llenos de actividades, muchas iglesias se convierten en clubes sociales donde la gente se relaciona sólo con los que “nos caen bien” o “están en nuestro círculo” (lamentablemente hoy en día hay tanta discriminación dentro de la misma iglesia: clase social, posición económica, preferencia política, si es bonito o feo, si es “cool”, etc.), Apocalipsis 2.2-4 dice: “2 Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos;3 y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado.4 Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Hacer el ministerio, ser iglesia por amor. El contexto es las obras de la iglesia, y es tan peligroso convertirnos en creyentes que hacemos el ministerio por costumbre, por que “hay que hacerlo”, o porque me pagan por hacerlo (esto por los que somos empleados de una iglesia). Personalmente quiero regresar a mi primer amor y hacer lo que hago empujado por ese amor ¿Cuál es el primer amor? Cada uno sabe de donde cayó… mira el verso 5:”5 Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.” Cada uno tuvo un primer amor y sabe muy bien a que se refiere el Señor.  Estoy recordando de donde he caído. Y quiero arrepentirme.

 

Padre:

He caído de mi primer amor, y quiero regresar a él… quiero estar dispuesto a sufrir la persecución y la burla… el sacrificio y el seguirte incondicionalmente. A no esperar la comodidad para servirte… a no escatimar esfuerzos y a no esperar alabanza de nadie. Ni siquiera que mi nombre sea considerado entre la gente. Qué Tú te sientas agradado es mi satisfacción. Ayúdame a ser fiel a tu iglesia y a tu Palabra.

Que mis hijos sigan tu ejemplo, el ejemplo de Pablo, de Juan, de Pedro, de su bisabuelo… buscar la gloria de tu Nombre sin importar el precio.

Amén

Willo

 

 


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s