Enero 2

Amado Jesús:

Gracias por permitirme intentar vivir para glorificar tu Santo Nombre… y Tú sabes que no me refiero a lo que hice en la “iglesia”, me refiero a todo lo demás, glorificándote siendo un buen ciudadano, un buen padre, un buen esposo…

Perdóname si lo hice mal… perdona todo aquello que no salió como se planeó.

Gracias también por dejarme empezar un año con la familia que me regalaste… y pasar un almuerzo con los buenos amigos de siempre… los que siempre están con uno!

Gracias también la semana que permitiste que Jenny pasara con nosotros. Te ruego si estás de acuerdo que puedas mover los corazones de aquellos que puedan hacer posible que ella venga a nuestra, bueno, tu casa, permanentemente.

Fue un día muy bonito, comenzó muy temprano, la gripe que me ha dado no me dejó estar al 100 por ciento pero lo intenté… ahora me toca batallar con la tos y no se por qué razón me da duro…

Sigo pensando en Ti… y buscando conocer tus planes para mañana. Permite que “no pierda el Norte” del viaje de cada día para que al final de cada jornada llegue al puerto que Tú quieres… se que habrán tormentas y fuerte oleaje en alguna ocasión… habrá que reparar las velas y limpiar el casco… habrá que sortear barcos piratas que buscarán robarnos el tesoro de Tu Palabra… más en la oscuridad Tu luz nos guiará a puerto seguro… sé el viento que mueva las velas de esta pequeña e insignificante barca… permíteme guiar a otros hacia Ti.

Ayúdame mañana a no terminar el día sin haber compartido el Evangelio con alguien, no importa quien o donde sea. A que no pase el día sin que le diga: “Te amo”  a mi esposa y a mis hijos. A sonreír cada vez que cruce mi mirada con alguien, y hacer cada cosa con la excelencia que Tú te mereces… me he comprometido a tantas cosas Señor que por favor te pido que tu buen Espíritu me guíe y me enseñe como hacerlo.

Quiero conocerte más… conectarme más contigo… vivir cada minuto para tu gloria… sí, no por mí, sino por ti… porque sólo Tú eres Dios y mi Rey.

Sólo una cosa más… ayúdame a clarificar lo que Tú quieres para mí… o mejor dicho, lo que Tú quieres que yo haga para ti… Tú sabes que me gusta lo que hago (al menos lo que intento hacer) pero a veces la operación se vuelve tan complicada que me cuesta hallar deleite… se que no importa mi deleite… pero creo que sea sano ni para mí ni para los demás. Ayúdanos a mantener las cosas naturalmente sencillas, para que podamos ver tu poder… a quedarnos quietos y verte a Ti obrando. Que nos asombre la gloria de tu Nombre y no lo que nosotros seamos capaces de hacer.

Te amo mi Rey… Por la gloria de tu Nombre y la expansión de tu reino.

Willo

 

PD: Señor, te pido por ellas!

Amy, Mami y Jenny

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s