El último Samurai

Me estoy poniendo al día con esto de bloguear, a veces soy un ave noctámbula tratando de aprovechar el silencio nocturno para poner en orden muchos pensamientos.

Viste esta película con Tomás Cruz (AKA Tom Cruise) llamada El Último Samurai (2003)? No muy reciente no? Bueno, hay una frase que me parece maravillosa al final de este relato “celuloidal”, si la viste no te costará recordar, sino la viste déjame contarte algo de esa secuencia.

El emperador que gobierna Japón es muy jóven, y era un aprendiz de Samurai, su maestro se convierte en su enemigo, esto a raíz de que el joven emperador tiene a un consejero ambicion y sin escrupulos, quien lo aparta de las enseñanzas y mentoría del maestro Samurai. Aún así, en gobernante le tiene ese respeto tradicional de las razas orientales hacia los mayores.

El maestro samurai va a la guerra contra el ejército japonés, armado con ametralladoras recién compradas a los Estados Unidos, los samurais van con sus armas “primitivas”: espadas, lanzas, arcos, etc. El maestro samurai tiene a otro aprendiz (Tom Cruise) quien es un “extranjero” o “advenedizo”, este aprende el pelear como Samurai, era un borracho oficial del ejército quien es “restaurado” por la disciplina samurai.

En la batalla final, muere peleando valientemente aquel maestro y guerrero samurai, mentor del emperador, el “gringo” se presenta a entregar la “espada” del maestro delante del emperador, quien al saber muerto a su antiguo maestro le pregunta al persona de Tom: “Cuéntame como murió” a lo que el capitán americano convertido ya en todo un samurai le responde “Mejor te digo como vivió!”

Creo que la muerte de Jesús en la cruz es de vital importancia para nosotros, al igual que su resurreción. Pero un error muy común que podemos cometer es solamente tomar en cuenta su muerte y pasar por alto su vida, sus enseñanzas, su manera de vivir. Cuando su muerte nos da la vida eterna, no podemos vivir plenamente esa vida eterna sino escuchamos y ponemos por obra las enseñanzas de Jesús sobre la vida misma.

Su muerte es tan importante como lo fue su vida.

Yo te invito a poner mayor atención a las palabras de Jesús, a sus obras (no pienses nada más en los milagros, piensa en su trato con la gente, por ejemplo) de la misma manera como consideramos de importante su muerte, su sacrificio.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s