¿Por qué U2 en mi blogroll?

Habiendo recibido a Jesús como mi Salvador cuando yo tenía 10 años, hace 28 años de eso ya, mi adolescencia se dio ya en un marco de iglesia, y en una iglesia con una disciplina un “tanto” estricta en cuanto a las “cosas del mundo. En mi casa se oía Radio Progreso o Radio Vea, no habían tantas estaciones evangélicas como ahora, así que la influencia musical venía de esas fuentes pero, también me daba mis escapadas. Sí, me empezaba a llamar la atención el Rock, no el heavy metal o el rock ruidoso y escandaloso, más bien el moderado. Así que en mis años “teen” empecé a escuchar radios como la Femenina, la Club, Lasser, y la Super Stereo que trasmitía rock en español. Por esa época uno de mis grupos favoritos era Alux Nahual, entre algunos pocos.
No fue hasta la decada de los 90 que me prendí con U2, siendo muy “evangélicamente religioso” no escuchaba música de ellos antes, porque era considerada mundana. Así que una vez le puse atención a su música, y descubrí que era muy buena. Y de ahí en adelante les presto atención.
Me considero parte de U2 aunque ellos no lo sepan… por convicción más que por otra cosa!!! jejeje!!! Bono, su vocalista y escritor de la mayoría de sus canciones es un creyente con una convicción muy sólida, quizá no te parezca como práctica su fe, pero él facílmente podría mostrarnos su “fe por las obras”. Podríamos pasar muchas horas hablando de U2 pero no es ese el propósito de este post, más bien los tomo como ejemplo de un grupo de 4 músicos que han estado tocando juntos por más de 25 años y siguen haciéndolo y componiendo buena música.
¿Sabes cuál es el secreto? Son uno aunque no sean iguales. Son un grupo de rock con una causa, y es la causa el lazo que los mantiene unidos.
Pienso en los 12 discípulos, y la diversidad de personalidades y carácteres que habían en ese grupo. No todos eran iguales, estaban juntos pescadores, recolectores de impuestos, revolucionarios, eran muy diferentes entre sí, pero tenían una causa en común que los hacía permanecer juntos. Cuando Jesús ora por los discipulos, los aprendices, horas antes de su muerte en Juan 17.11; 17.21-23 el Señor pide por la unidad de ellos.

Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros…
para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.
La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno.
Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.

El deseo de Jesús es que sean uno, Él ora por ellos, pide que así como Él, el Padre y el Espíritu Santo son uno, ellos también lo sean uno. Dios no nos pide ser iguales, unos clones, sino que podemos manterner nuestra propia identidad. No siendo iguales, pero siendo uno.
Esto se mira perfectamente en un matrimonio, son 2 con una sola causa, diferentes hasta a veces los extremos, pero unidos.
Esta noche te invito a aceptarnos tal como somos los unos a los otros y a hacer tu parte por guardar la unidad!


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s