D-Day

El 6 de junio de 1944 se conoce como el Día D, el día que inicia la invasión de las fuerzas aliadas a Europa, que había sido ocupada por Hitler. Normandía, en Francia, fue la puerta por donde desembarcaron los ejércitos de Estados Unidos e Inglaterra. Cientos de jóvenes soldados y oficiales sacrificaron sus vidas por esa causa. Estamos próximos a su conmemoración, allí inició la liberación de Europa de las fuerzas nazistas, quienes estaban exterminando a los judíos y otras minorías étnicas. No puedo imaginarme hoy día una Europa nazi, subyugando a los países bajo un regimen tiránico y asesino.
Nuestro D-Day o Día D sucedió hace unos 2000 años, cuando el propio Comandante Supremo se sacrificó a si mismo para abrirnos la entrada a la libertad. A una vida, tal como aprendimos ahora, “sin ninguna condenación”. Vivir condenado es vivir en cautividad, preso por un delito cometido. Los pueblos de Europa que habían sido ocupados por Hitler no merecían vivir bajo esa opresión, el gesto de los aliados era un acto de hermandad, de solidaridad, de humanismo por el que sufre. Difícilmente alguien lo haría por un condenado que cometió un delito y que merece estar encerrado.
Pero alguien lo hizo por nosotros, nuestro propio Hacedor. Sin merecerlo, Jesús decidió invadir el territorio de Satanás y sacrificarse para abrirnos entrada hacia la libertad.
Pero, ¿Para qué fuimos hechos libres? Quizá desees unirte a la lucha, para liberar territorios del poder del pecado, de las tinieblas. Expandiendo el reino de Dios, influenciando y transformando vidas. Posiblemente no todos vamos al frente de batalla, donde el sacrificio está a la mano, pero necesitamos soldados en todas la líneas, en el suministro, logística, inteligencia, entrenamiento, ¿Has descubierto cuál es tu misión? Como un solo cuerpo tenemos una misión en conjunto por hacer, pero como miembro de las unidades más pequeñas tenemos tareas.
Como “compañía V (VidaNueva)” nuestra misión es influenciar a las familias salvadoreñas y establecer 5 iglesias como VN hasta el 2014. Pero para llegar a ese fin debemos hacer algunas tareas muy importantes como pequeños pasos para lograr el objetivo. Uno de esos “pequeños pasos” es poner el puente que nos conectará con nuestro nuevo y más amplio campo de entrenamiento, que deberá ser construído en los próximos meses. Es la parte logística de nuestra tarea espiritual.
Un “pequeño paso” en nuestra misión por decirle al mundo que ya no deben vivir oprimidos por el pecado y que toda condenación fue quitada por Jesús.
Si aún no estás “enlistado” es momento que des el paso al frente y te conviertas en soldado de los Ejércitos Celestiales, siguiendo a nuestro Comandante Supremo.

Currahee!


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s