Imitación genuina

El libro de Esdras es un libro de contrastes, de picos y caídas. De gloria y de infamia. Los primeros capítulos relatan la reedificación del Templo. Momentos cumbres para el pueblo de Israel fueron la restauración del altar y del culto. Pero, los últimos capítulos registran momentos tristes, pecado, desobediencia a Dios. Aun, los hijos de los principales líderes habían tomado mujeres de los pueblos que Dios había mandado que no debían. Y esa era una de las principales causas de vergüenza de Esdras. La Biblia relata que algunos de los hijos de Jesúa, hijo de Josadac, habían cometido este pecado, Esdras 10.18. Jesúa o Josué, era el sumo sacerdote (Hageo 2.2) que había regresado de la cautividad en Babilonia, junto a Zorobabel, el gobernador, eran los principales dirigentes del pueblo. 

No solamente ellos sino que también hijos de otros líderes, principales entre el pueblo, habían hecho lo mismo. ¿Qué llevo a esto? ¿Fallaron los padres? ¿El sistema educativo del pueblo no era el correcto?

Obviamente, lo más seguro que los padres fallaron en enseñar la Ley a sus hijos. Pero también pudo haber sido un primer y mal ejemplo. Quizá los primeros en hacerlo fueron los hijos de Jesúa, y los demás al ver esto siguieron su mal ejemplo. La Biblia habla mucho sobre la importancia de ser buenos ejemplos, Pablo le escribe a Timoteo en su Primera Epístola, 4.12:

Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

Según el RAE, “ejemplo” es: Acción o conducta que puede inclinar a otros a que la imiten. Todos aprendemos por ejemplos, pero debemos saber a quién o qué imitar. Por eso Pablo escribió en 1 Corintios 11:1 que “debemos ser imitadores de él, así como él lo era de Cristo”.

Los aprendices de Jesús deben “aprender” imitando a Jesús, ¿Qué es lo que vamos a imitar de Él? Su palabra, su conducta, su amor, su espíritu, su fe y pureza. 

¿A quién estamos imitando? Me pregunto yo: ¿A quien estoy imitando? ¿A quién quieren imitar mis hijos?

Procuremos con diligencia ser buenos ejemplos, imitando nosotros a Jesús, imitando el ejemplo de los que imitan a Jesús, para que las generaciones que vienen sigan siendo buenos ejemplos a otros, y sea así como glorifiquemos a Dios e influenciemos este país con el ejemplo de Jesús.

¿Band of Brothers? Luego te cuento algo sobre la serie. Solamente te comento que nadie puede ser un buen soldado sino sigue el ejemplo o imita correctamente los ejercicios militares ya que de eso depende el buen desempeño y éxito en una batalla. No hay otra forma de aprendizaje por imitación más clara que un ejército.

No tengas miedo de no ser “original”, preferible ser una imitación genuina del Maestro que por tratar de ser “original” volvernos la copia barata de algún “loser”.

 

 


One thought on “Imitación genuina

  1. Hey, que excelente esta tu blog William, sabes hermano estoy de acuerdo contigo ,ya que muchas veces los padres dejan toda la responsabilidad en manos de la Iglesia, tristemente critican despues al Pastor y a los lideres y lo peor de todo esto es que destruyen la “poca piedad espiritual” que hubiera podido haberles ayudado a buscar a Dios. Que Dios te siga usando hermano, sigue adelante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s